Como estudiar un master en el MIT

Todo avanza muy rápido y la necesidad de formarse es mayor que en años atrás. Gracias al crecimiento de las plataformas de formación online, es más fácil ir actualizándose desde tú ordenador o dispositivo. Pasado un tiempo es necesario ampliar tu formación en un escuela de negocios para dar un salto en tu carrera profesional.

En España tenemos magníficas escuelas de negocios con formación de calidad. Instituto de Empresa, ESADE o IESE son ejemplos de escuelas de negocio con alto prestigio tanto nacional como internacional.

En el post de hoy vamos a charlar con Álvaro Martínez Higes de su experiencia en el MBA en la MIT Sloan School of Management. He trabajo con Álvaro en diferentes proyectos
dentro de su etapa de consultor en Deloitte. Es una persona emprendedora, inquieta y con mucha experiencia, pese a su juventud. Álvaro decidió cambiar su carrera como consultor para continuar formándose en Estados Unidos.

La idea es intentar que nos cuente el porqué de su decisión, los pasos que tuvo que dar y como está siendo su experiencia.

Entrevistaalvaro

#Decisión

¿Que tal Álvaro? Un placer tenerte #EnelOffice

Hola Luis, un placer volver a charlar contigo.

¿Por qué dejar tu trabajo para ir a Estados Unidos a seguir formándote?

Como tu bien dices el motivo fundamental fue continuar con mi formación y mi pasión por aprender. Tras cuatro increíbles años en consultoría, aprendiendo a un ritmo increíble, consideré que había ganado las tablas y las bases necesarias para poder sacar el máximo partido a un MBA. Por ello, y porque me gustan las aventuras, decidí hacer las maletas e irme para USA.

#Pasos

¿Cuales son los pasos que diste para poder estudiar un master en el MIT?

El proceso para entrar en un Top-MBA es largo y complicado, sobretodo desde un punto de vista anímico, pero trataré de resumirlo lo máximo posible.

En mi caso, el primer paso fue descubrir que de verdad tenía posibilidades de entrar en una de las escuelas Top, pues siempre pensé que Harvard, MIT o Stanford estaban fuera de mi alcance. Una vez confirmado gracias a mi socio en Monitor, empecé investigando qué universidad se adaptaba mejor a mis objetivos y personalidad (en mi opinión si te vas a gastar $200.000 en tu formación más vale que no sólo sea la mejor sino que el lugar donde vayas pueda ofrecerte el máximo posible también culturalmente).

Una vez clara la universidad empieza el calvario de exámenes, primero el GMAT (general) y luego el TOEFL (Inglés). Esta fue para mi probablemente la fase más dura de todas, pues estudiar el GMAT requiere MUCHO tiempo y eso es algo que no sobra cuando estás haciendo consultoría. Esto me llevó casi un año (se podría hacer mucho más rápido!)

el primer paso fue descubrir que de verdad tenía posibilidades de entrar en una de las escuelas Top

Cuando ya tienes una nota suficientemente decente, y tras un par de meses descanso mental, entonces empiezas con las aplicaciones: escribir los essays (la parte fundamental de tu aplicación), conseguir cartas de recomendación, poner bonito el currículum y hacer networking, mucho mucho networking.

Finalmente una vez que todo está enviado, toca la etapa mentalmente más larga, la espera. Primero para la entrevista y luego, si eres afortunado, para la admisión. En mi caso, lo recuerdo perfectamente, cerré la aplicación de MIT el 16 de septiembre de 2014, tuve la entrevista a finales de octubre y recibí el email de aceptación el día 16 de diciembre del mismo año. Y es entonces cuando puedes respirar tranquilo después de casi 2 años de trabajo.

Pero no has terminado! porque tras esto empiezan las becas, algo clave dado el coste de los MBAs.

#Experiencia

¿Por qué Estados Unidos?

Fundamentalmente por dos razones, 1) si estás, como en mi caso, interesado en emprender la cantidad de recursos que tienes disponibles en lugares como Boston o San Francisco son impensables para un emprendedor en España. 2) personalmente siempre quise pasar un tiempo en Estados Unidos y esta era una oportunidad perfecta.

¿Cuáles son las principales diferencias respecto a las escuelas de negocio españolas?

En España hay geniales escuelas de negocio, pero es verdad que nunca contemplé la opción de quedarme en España.

Creo que la diferencia está en la cantidad de recursos formales e informales con los que contamos aquí en MIT.  En este, no sólo tienes los mejores ingenieros del mundo, sino que a un paseo tienes Harvard, Boston University, el MGH o 30 diferentes firmas de venture capital. La cantidad de oportunidades que esto genera te da una ventaja respecto a cualquier otra localización (especialmente si quieres emprender).

Sin embargo, es cierto que escuelas como IESE en Barcelona, IE en Madrid o incluso INSEAD en París te dan un network en España mucho más amplio.

¿Se están cumpliendo tus expectativas?

Totalmente! Desde el punto académico es una experiencia increíble. En un año he tenido la oportunidad de sentarme en clase de figuras mundiales en el management. Además he participado en charlas con el inventor de internet y el equipo que descubrió las ondas gravitacionales.

Desde un punto de vista profesional, durante este año he podido centrarme en emprender, objetivo fundamental al venir aquí.

Finalmente desde el punto de vista personal, conocer a 400 nuevos amigos de los 5 continentes y trabajar con ellos en proyectos dentro y fuera de clase es también una experiencia increíblemente valiosa.

De los conocimientos que has adquirido en el master ¿cuales son los que realmente te han hecho avanzar?

Es difícil, pero diría que han sido aquellas clases que para mi eran completamente novedosas: Operaciones, Derecho y mucho de lo que aquí llaman “soft-skills”

¿Estás poniendo en práctica los conocimientos adquiridos? ¿Que proyectos tienes entre manos?

Por supuesto! El motto de MIT es “mens et manus” y esto se nota en todos los aspectos del día a día, pues desde el principio todo lo aprendido en clase lo pones en práctica en proyectos reales. Es lo que aquí llaman action learning, y en mi caso en concreto esto se tradujo en trabajar optimizando las operaciones de una clínica oftalmológica, crear el plan de crecimiento para fábrica de tejidos artesanales en Bangladesh y lanzar una fintech que llegó a ser finalista en varios competiciones (desgraciadamente ésta última terminó fallando por cambios regulatorios).

En estos momentos estoy trabajando en lanzar otra startup, Leuko, que pretende llevar al mercado una tecnología de MIT que permitirá reducir las complicaciones derivadas de los tratamientos de quimioterapia (más info aquí). Todo dentro de un programa llamado Global Founders Skill Accelerator que nos ofrece, mentoring, financiación y un espacio de trabajo.

Muchísimas gracias por pasarte por aquí. Me parece muy interesante todos y cada uno de los temas comentados. Espero verte pronto.

Muchas gracias a ti Luis, seguro que nos vemos pronto!

Hasta aquí la entrevista con Álvaro. Si queréis información adicional no dudéis en preguntar vuestras dudas a través de los comentarios del post. Y recordad compartirlo, sólo si os ha parecido relevante por supuesto!!!

Compártelo en...Share on Facebook5Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn3Email this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *